Las servidoras públicas y los servidores públicos tenemos la obligación de promover, respetar y garantizar los derechos humanos de todas las personas. El hostigamiento sexual y el acoso sexual como una forma de violencia, atenta contra los derechos de las mujeres, específicamente su derecho a la libertad psicosexual y su derecho a vivir una vida libre de violencia.

Con el fin de combatir este flagelo, el 31 de agosto de 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el “Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento sexual y acoso sexual”.

Su propósito es:

Implementación uniforme, homogénea y efectiva de los procedimientos para prevenir, atender y sancionar el hostigamiento sexual y acoso sexual en las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal.

Ver documento.